Tipos de cáncer

Cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es uno de los más prevenibles. La principal causa es la infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH), para el que ya existe una vacuna. El examen periódico, realizado anualmente, es la mejor manera de detectar el tumor en la fase inicial.
5 min de leitura
por: Grupo Oncoclínicas
Cuello uterino
El cáncer de cuello uterino es uno de los más prevenibles y la principal causa es la infección por VPH, para la que ya existe una vacuna.

El cáncer de cuello uterino –  o cáncer de cérvix o cáncer cervicouterino – es la multiplicación incontrolada de células epiteliales que recubren el órgano. Compromete el tejido subyacente (el estroma) y puede invadir células y órganos cercanos o distantes (este fenómeno da lugar a metástasis).

Es causada por una infección persistente con algunos tipos oncogénicos del Virus del Papiloma Humano (VPH). La infección genital por VPH es muy común y, en la mayoría de los casos, es asintomática y autolimitada, y la mayoría de las mujeres resuelven esta infección a los 30 años. En algunos casos, sin embargo, el virus puede persistir en las células del cuello uterino, y esto promueve cambios celulares que pueden progresar hacia el desarrollo de cáncer.

A nivel mundial, el cáncer de cuello uterino es el cuarto tipo de cáncer más común en las mujeres, con alrededor de 570 000 casos nuevos por año.

En Brasil, el cáncer de cuello uterino ocupa el tercer lugar entre los tumores malignos más comunes en la población femenina (detrás del cáncer de mama y colorrectal, con excepción del cáncer de piel no melanoma). La estimación para 2020, según el INCA (Instituto Brasileño del Cáncer), fue de 16.710 nuevos casos de la enfermedad.

Tipos de cáncer de cuello uterino

Hay dos tipos principales de cáncer de cuello uterino. Clasificadas según el origen del epitelio comprometido, son:

  •         Carcinoma de células escamosas: afecta el epitelio escamoso y es el tipo más incidente (alrededor del 80% al 90% de los casos); y
  •         Adenocarcinoma: afecta el epitelio glandular y es más raro (alrededor del 10% al 20% de los casos).

Síntomas y signos del cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad de desarrollo lento e inicialmente silenciosa. Esto significa que es posible que no tenga síntomas en sus primeras etapas.

A medida que avanza, se presenta con sangrado vaginal intermitente (que va y viene) o después de las relaciones sexuales, secreción vaginal anormal y dolor abdominal asociado con molestias urinarias. En casos más avanzados, pueden ocurrir cambios en los hábitos intestinales.

Diagnóstico de cáncer de cuello uterino

El principal método de detección del cáncer de cuello uterino es la prueba de Papanicolaou, más conocida como prueba de Papanicolaou. El diagnóstico se confirma mediante las siguientes pruebas:

  •         Examen pélvico mediante evaluación con espéculo: examen de la vagina, el cuello uterino, el útero, los ovarios y el recto;
  •         Colposcopia – examen en el que se visualiza la vagina y el cuello uterino con un colposcopio, un dispositivo capaz de detectar lesiones anormales en estas regiones; y
  •         Biopsia: se toma una pequeña muestra de tejido para examinarla con un microscopio.

Tratamiento

La cirugía, la quimioterapia y la radioterapia se encuentran entre los posibles tratamientos para el cáncer de cuello uterino. La decisión sobre el tipo de tratamiento dependerá de la estadificación de la enfermedad (el estadio en el que se encuentra), el tamaño del tumor y factores personales como la edad de la paciente y el deseo de ser fértil.

En etapas tempranas, se pueden realizar tratamientos quirúrgicos conservadores como la conización (extirpación de parte del cuello uterino) o la traquelectomía radical (extirpación de todo el cuello uterino). Esto también se aplica a las pequeñas lesiones invasivas, ya que evita las complicaciones y morbilidades que provocan las cirugías más radicales.

Para estadios más avanzados y lesiones voluminosas, la evidencia científica indica quimioterapia asociada a radioterapia.

Prevención

Evitar la infección por VPH es la prevención primaria del cáncer de cuello uterino. Como la transmisión se produce por contacto, el uso de preservativos (masculinos o femeninos) durante las relaciones sexuales solo protege parcialmente contra la enfermedad. No se puede decir que la protección sea total porque el contagio también puede darse por contacto con la piel de la vulva, el perineo, la región perianal y el escroto.

La vacunación contra el VPH es otra forma de prevenir el cáncer de cuello uterino. Desde 2014, la vacuna se ofrece en las UBS (Unidades Básicas de Salud) de todo Brasil para niñas de 9 a 14 años y niños de 11 a 14 años.

La cobertura de la vacuna contra el VPH ha sido decepcionantemente baja en todo el mundo, y solo el 1,4% de todas las mujeres elegibles han recibido un ciclo completo de vacunación contra el VPH. Además, existe inequidad en el acceso a las vacunas contra el VPH: en las regiones de ingresos altos, el 33,6 % de las mujeres de entre 10 y 20 años recibieron el ciclo completo de la vacuna contra el VPH, en comparación con solo el 2,7 % en las regiones de ingresos más bajos. Se puede observar, por lo tanto, que la población de los países que soportan la mayor parte de la carga de enfermedades relacionadas con el VPH en todo el mundo tiene menos acceso a las vacunas.

Combinado con la vacunación, la prueba de Papanicolaou ginecológica de rutina anualmente durante dos años consecutivos y luego una vez cada tres años desde los 25 hasta los 64 años de edad es un medio importante para tratar las lesiones precancerosas o actuar rápidamente contra el cáncer de cuello uterino.

Incluso las mujeres vacunadas deben hacerse una prueba de Papanicolaou periódicamente, ya que la vacuna no protege contra todos los tipos oncogénicos de VPH. La protección vacunal cubre el Virus del Papiloma Humano tipos 6 y 11 (que causan verrugas genitales), 16 y 18 (responsable de alrededor del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino).

El plan estratégico de la OMS (Organización Mundial de la Salud) para la eliminación de esta enfermedad propone una meta de incidencia de cáncer de cuello uterino de cuatro o menos casos por 100.000 mujeres/año. Para lograr la incidencia objetivo, la OMS propone objetivos del 90% de las niñas vacunadas contra el VPH antes de los 15 años, el 70% de las mujeres examinadas dos veces en su vida (a los 35 y 45 años) y el 90% de adherencia a las recomendaciones de tratamiento para pre- cáncer y lesiones invasivas.

 

Compartilhe

Ou compartilhe o link
Link copiado para sua área de trabalho.

Tipos de câncer

Conheça a nossa série de conteúdos relacionado aos tipos de câncer.
Saiba mais