Tipos de cáncer

Nasofaringe

El cáncer de nasofaringe es un tumor poco frecuente que se desarrolla en la parte superior de la faringe (desde la parte inferior de la nariz hasta la laringe y el esófago). La infección crónica por el virus de Epstein-Barr, al igual que la mononucleosis, es el principal factor de riesgo. Aprende más.
3 min de leitura
por: Grupo Oncoclínicas
Nasofaringe
El cáncer de nasofaringe es un tumor poco frecuente que se desarrolla en la parte superior de la faringe (desde la parte inferior de la nariz hasta la laringe y el esófago).

¿Qué es el cáncer de nasofaringe?

El cáncer de nasofaringe es el tumor maligno que afecta la parte superior de la faringe, un órgano aerodigestivo que se extiende desde la parte inferior de la nariz hasta la laringe y el esófago. Es un tipo raro de cáncer de cabeza y cuello, con una incidencia de menos de un caso por cada 100.000 personas al año en la mayor parte del mundo. En algunas regiones, sin embargo, esta incidencia es mayor, como en el sur de China y el sudeste asiático.
Aunque la causa del cáncer de nasofaringe no está definida para muchos casos, el carcinoma de nasofaringe está fuertemente relacionado con la infección crónica por el virus de Epstein-Barr (VEB), que es el mismo virus que causa la mononucleosis (enfermedad del beso). Este es el principal factor de riesgo para la enfermedad.
El riesgo de desarrollar cáncer de nasofaringe aumenta a medida que avanza la edad, pero puede ocurrir en personas de todos los grupos de edad. En los Estados Unidos, aproximadamente la mitad de los pacientes con este tipo de cáncer son menores de 55 años de edad. En Brasil, alrededor de 835 nuevos casos son diagnosticados anualmente, lo que corresponde al 0,14% de todas las neoplasias.

Subtipos de cáncer de nasofaringe

En la mayoría de los casos, el cáncer de nasofaringe es un carcinoma, un tumor que comienza en las células epiteliales que recubren las superficies interna y externa de la región.
Los carcinomas de nasofaringe se clasifican según la OMS (Organización Mundial de la Salud) en tres subtipos:

• Tipo 1: carcinoma escamoso queratinizado (70-80% relacionado con EBV);
• Tipo 2: carcinoma diferenciado no queratinizado (prácticamente todos relacionados con el VEB);
• Tipo 3: carcinoma no queratinizado indiferenciado (el más frecuente; prácticamente todos relacionados con el VEB).

El cáncer de nasofaringe también puede ser un linfoma, tumor de las células del sistema inmunitario que se encuentran en todo el cuerpo, incluso en la nasofaringe.

Síntomas y signos del cáncer de nasofaringe

Los primeros síntomas del cáncer de nasofaringe suelen ser obstrucción nasal persistente, hemorragias nasales y la aparición de bultos en el cuello, este último causado por la propagación de la enfermedad a los ganglios linfáticos cervicales.

Otros síntomas incluyen:

• Dolor y sensación de obstrucción en los oídos;
• Pérdida parcial de la audición;
• Infección repetida en los oídos;
• Zumbido en los oídos;
• Dolor de garganta persistente;
• Hinchazón en la cara;
• Secreción por la nariz;
• Parálisis facial;
• Cambios visuales.

Diagnóstico del cáncer de nasofaringe

El diagnóstico de cáncer de nasofaringe debe ser realizado por un médico especializado y experimentado que desconfíe del conjunto de síntomas del paciente.
El primer examen realizado es clínico, con visualización de la nasofaringe por medio de un espejo especial o un tubo flexible (endoscopio). En el caso del endoscopio, se coloca a través de la nariz o eventualmente la boca para que el médico pueda tener una buena vista de la región.
Si se encuentra un tumor, se toma una muestra de su tejido (biopsia) para su análisis por el patólogo, quien confirmará o no el diagnóstico.
Después de la confirmación patológica, se realizan pruebas de imagen como tomografía computarizada, resonancia magnética y / o PET Scan para evaluar la extensión de la enfermedad y definir la mejor estrategia de tratamiento.

Tratamiento

Debido a su localización, el tratamiento quirúrgico del cáncer de nasofaringe casi siempre está contraindicado. La mayoría de los pacientes son tratados con una combinación de quimioterapia y radioterapia, y el tumor generalmente responde muy bien a estos tratamientos.
Si el tumor es recurrente, se puede considerar una nueva radioterapia, rescate quirúrgico o simplemente tratamiento sistémico con quimioterapia.

Prevención

No hay ninguna prueba de detección que se pueda hacer. Reducir la exposición al VEB sería la única manera de prevenir el desarrollo de la enfermedad

Compartilhe

Ou compartilhe o link
Link copiado para sua área de trabalho.

Tipos de câncer

Conheça a nossa série de conteúdos relacionado aos tipos de câncer.
Saiba mais