Tipos de cáncer

Uretral

El cáncer uretral es un tumor raro que se desarrolla en la uretra, tubo responsable por el pasaje de la orina. Es más común después de los 50 años. Aunque de causa todavía desconocida, la infección por el papilomavírus (VPH) tiene sido asociada a la enfermedad. Sepá más.
6 min de lectura
por: Grupo Oncoclínicas
Uretral
El cáncer de uretra es lo más raro de todos los urológicos y ocurre con más frecuencia después de los 50 años. Ciertos tipos de VPH pueden ser su causa.

Lo que es el cáncer uretral

El cáncer uretral es lo más raro de todos los cánceres urológicos y ocurre con más frecuencia después de los 50 años de edad. Ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) pueden estar en el origen del cáncer de uretra.

La uretra es un tubo hueco que permite el pasaje de la orina de la vejiga para el exterior del cuerpo. En los hombres, la uretra tiene próximo de 20 centímetros de longitud y atraviesa de la próstata hasta el final del pene. En las mujeres, la uretra tiene más o menos 5 centímetros de longitud y se abre para fuera luego arriba de la abertura vaginal.

Subtipos de cáncer uretral

Existen tres tipos de cáncer uretral:

  • Carcinoma de células escamosas – es el tipo más común de cáncer uretral. En las mujeres, empieza en la parte de la uretra cerca de la vejiga. En los hombres, se forma en las células que revisten la uretra en el pene;
  • Carcinoma de células transicionales – en las mujeres, las células cancerosas crecen cerca de donde la uretra se abre. En los hombres, crecen donde el tubo pasa por la próstata;
  • Adenocarcinoma – en este tipo de cáncer uretral, las células cancerosas empiezan a crecer en las glándulas alrededor de la uretra.

Síntomas y señales del cáncer uretral

En las etapas iniciales, puede no haber muchos síntomas. A la medida que el cáncer crece, algunos pacientes pueden notar un nódulo o tumor en la ingle o en el pene. Otros pueden sentir dolor o sangramiento al orinar. Caso el tumor restrinja el canal de la uretra, el paciente puede tener problemas para orinar.

En las mujeres, lo primero síntoma es, generalmente, la presencia de sangre en la orina. Si la cantidad es pequeña, muchas veces solo es detectada en exámenes laboratoriales cuando observada al microscopio. En los hombres y en las mujeres, el flujo urinario puede quedarse obstruido, dificultando la micción o volviendo la salida de la orina lenta y fina.

Diagnóstico del cáncer uretral

Después del examen clínico, caso el médico sospeche del cáncer irá pedir exámenes para la confirmación diagnóstica. Los principales son:

  • Cistoscopia – por medio de un equipamiento llamado cistoscopio, el examen permite que el médico observe el interior de la uretra;
  • Biopsia – en este examen, células retiradas de la uretra y de la vejiga son examinadas al microscopio para ver si son cancerígenas;
  • Exámenes de imagen – las células cancerosas pueden moverse para otras partes del cuerpo a través del tejido, sangre y sistema linfático. Para detectar si hubo la contaminación de otros órganos, exámenes de imagen son pedidos, tales como rayo x del tórax, tomografía computarizada de la pelvis y abdomen o un examen de imagen por resonancia magnética (MRI) de la pelvis. Los exámenes ayudan tambíen en el estadiamiento del cáncer y definición del mejor abordaje terapéutica;
  • Uretrografía – es un procedimiento que ayuda el médico a ver si el cáncer atingió el tejido próximo a la uretra. Para la definición de las imágenes, es inyectado colorante de contraste en la uretra y en la vejiga.

Tratamiento

La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de uretra. Existen muchos métodos diferentes que pueden ser usados, dependiendo si el cáncer es superficial o invasivo y de las condiciones de salud del paciente.

Cirugía en cánceres superficiales – si el tumor no se esparció para los tejidos próximos, puede ser removido con un cistoscopio especial, llamado de resectoscopio, insertado en la uretra para remover tejidos anormales o tumores. El procedimiento es realizado tanto con anestesia general cuanto con anestesia local.

Cirugía en tumores invasivos – en la mayoría de las veces, los cánceres en la uretra anterior (la parte próxima de la parte externa) pueden ser bien tratados con cirugía local. Los tumores que envuelven la uretra posterior (la parte más próxima de la vejiga) generalmente necesitan de una cirugía más radical para obtener el mejor resultado. El tipo de procedimiento depende de la localización del tumor y del órgano, si masculino y femenino, por ejemplo:

  • Uretra anterior en los hombres – hombres con tumor que envuelva apenas esa parte de la uretra (dentro del pene) pueden necesitar remover parte o todo el pene. Eso depende de donde el tumor está;
  • Uretra posterior en los hombres – si el tumor estuviere en esa área, la vejiga y la próstata, parte de la pelvis ósea y el pene están en riesgo. Si la cirurgía fuere necesaria para remover esos órganos, un pedazo del intestino es usado para hacer una bolsa. Los riñones pueden entonces drenar la orina para la bolsa;
  • Uretra posterior en las mujeres – como la uretra femenina es corta, es raro tener  un tumor pequeño y distante lo suficiente del esfínter uretral (el músculo que controla la liberación de la orina) para removerlo y aún ser capaz de orinar normalmente. El tercio más externo de la uretra puede ser removido sin muchos problemas. Si fuere en la parte más interna, la uretra, la vejiga y una parte de la vagina son frecuentemente removidas. Una bolsa puede ser hecha con el intestino para los riñones drenaren la orina; 
  • Remoción de nódulos linfáticos – los ganglios linfáticos de la pelvis son frecuentemente removidos en hombres y mujeres sometidos a esas cirugías. Un efecto colateral es el hinchazón en las piernas en algunas personas. Eso ocurre porque esos nódulos generalmente drenan el fluido que sale de los vasos sanguíneos para las piernas. Con la remoción, el fluido puede se acumular.

Radioterapia – La radiación destroza las células cancerosas en el local. La radioterapia puede ser usada sola, con cirugía o con quimioterapia. El método permite que el paciente mantenga la uretra y los órganos próximos, pero con algunos posibles efectos colaterales como:

  • Dolor en la vejiga;
  • Incontinencia;
  • Sangramiento;
  • Dolor rectal (o vaginal en mujeres) y sangramiento;
  • Estrechamiento de la uretra, causando señales de bloqueo de la orina.

Quimioterapia – por ser el tratamiento sistémico, es más usada cuando el cáncer se esparció para otros órganos o partes del cuerpo. Puede ser ofrecido antes de la cirugía o de la radioterapia. También puede ser usada después de otros tratamientos para matar las células fuera de la región que ha pasado por la cirugía o, mismo, que fue objetivo de la cirugía. El tipo de medicamento usado depende del riesgo de diseminación del tumor, de la cantidad de metástasis (tumores de fuera de la uretra) y del tipo específico de tumor (hecho de células uroteliales o escamosas).

Prevención

La causa exacta del cáncer uretral no es conocida, por lo tanto no hay un método de prevención seguro o de comprobación eficaz.

Lo que se sabe es que el hinchazón y la infección prolongado pueden aumentar el riesgo, Muchos hombres con cáncer uretral fueron tratados anteriormente de la enfermedad de estenosis uretral o infecciones sexualmente transmisibles. Muchas mujeres con cáncer uretral fueron tratadas anteriormente de carúncula uretral (masa), diverticulitis uretral (bolsa externa) o infección urinaria crónica. En hombres y mujeres, el virus papiloma humano (VPH) tiene sido asociado al cáncer uretral.

Cuota
O comparte el enlace
Enlace copiado en su escritorio.

Tipos de cancer

Descubre nuestra serie de contenidos relacionados con los tipos de cáncer.
Sepa mas