Especialidades

Cirugía Oncológica

La cirugía oncológica es el tratamiento indicado para la extirpación de tumores y también de la zona que los rodea. Con la quimioterapia y la radioterapia, forma parte del trípode de los procedimientos más utilizados contra el cáncer. Sepa más.
Cirugía Oncológica

La cirugía oncológica es un procedimiento indicado para la extirpación del tumor y lo que llamamos el margen de seguridad, que es una zona sin enfermedad a su alrededor. Esto evita que las células cancerosas permanezcan en el paciente.

Es el tipo de tratamiento más seguro que existe para el cáncer y, junto con la quimioterapia y la radioterapia, forma el trípode de los procedimientos más utilizados contra la enfermedad. Vale la pena recordar que el abordaje multidisciplinario, en el que se asocian varias modalidades terapéuticas, suele generar mejores resultados.

En su etapa inicial, el cáncer puede controlarse o incluso curarse mediante cirugía. El procedimiento quirúrgico se realizará siempre bajo anestesia, en un entorno hospitalario y con material y personal debidamente preparado para la intervención.

Los principales factores que se deben considerar para la decisión de cirugía en el manejo del cáncer son:

  •         Perspectiva curativa;
  •         Tipo de cáncer diagnosticado;
  •         Búsqueda de extirpación total o parcial del tumor;
  •         Asistencia en el diagnóstico de la ubicación del tumor;
  •         Comprobar si el cáncer se ha diseminado (metástasis) o está afectando el funcionamiento de otros órganos; y
  •         Alivio de los efectos adversos de la enfermedad.

Tipos de cirugía del cáncer

En función de los factores mencionados anteriormente, el oncólogo y el equipo multidisciplinar elegirán el tipo de cirugía más adecuada para cada caso. Son ellos:

        Primario o curativo (extirpación del tumor) – en algunos tipos de cáncer, el único tratamiento es su extirpación total mediante cirugía. Este procedimiento también se puede realizar junto con otros abordajes, como la quimioterapia y la radioterapia;

        Diagnóstico: en la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la forma principal de llegar a un diagnóstico preciso. Durante el procedimiento, el cirujano hace una incisión en la piel y extrae parte del tejido sospechoso o todo el tumor. Esta muestra luego se envía al patólogo, quien evaluará si hay células cancerosas, su tipo y origen;

        Estadificación: la cirugía de estadificación se utiliza para identificar el tamaño del tumor y si el cáncer se ha propagado a otros órganos o partes del cuerpo.

        Reducción de volumen (cirugía citorreductora): a veces no es posible extirpar completamente el tumor porque es invasivo. Esto significa que el cáncer ha invadido otras capas de células en el órgano y puede propagarse a otras partes del cuerpo (metástasis). En estos casos, la cirugía se realiza para extirpar la mayor cantidad de tumor posible y el tratamiento se complementa con quimioterapia y/o radioterapia ya sea antes (neoadyuvante) o después de la operación (adyuvante). Los tratamientos complementarios tienen el papel de reducir al máximo el tamaño del tumor;

        Paliativo – se adopta como una forma de aliviar los efectos adversos causados ​​por el tumor, como el dolor, la presión que puede estar ejerciendo sobre un órgano, la obstrucción intestinal y el sangrado, entre otros. Este enfoque generalmente mejora la calidad de vida de las personas con cáncer avanzado o metastásico;

        Reconstructiva: después de la cirugía principal para extirpar el tumor, se puede indicar un nuevo procedimiento con el objetivo de mejorar la función del cuerpo. En algunas ocasiones, la cirugía reconstructiva se puede realizar inmediatamente después de extirpar el tumor, durante el mismo procedimiento. Un ejemplo es la reconstrucción mamaria después de una mastectomía (cirugía de extracción mamaria);

        La cirugía preventiva también puede ser una alternativa para reducir el riesgo de desarrollar cáncer. Un ejemplo incluye la extirpación de pólipos precancerosos en el colon como una forma de prevenir el cáncer de colon. Asimismo, en mujeres con mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, el médico puede sugerir la extirpación de los senos (mastectomía) o de los ovarios (ooforectomía) como una forma de reducir el riesgo de desarrollar estos tipos de cáncer. 

Procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos

Además de la cirugía tradicional, popularmente llamada abierta (en la que se realizan incisiones más grandes en la piel), existen las denominadas mínimamente invasivas. Además del menor tamaño del corte, este tipo de abordaje ofrece una recuperación más rápida y menos efectos adversos, como dolor, para el paciente.

Los principales tipos de cirugía mínimamente invasiva son:

        Videolaparoscopia: se realizan orificios en la piel, incluido el ombligo, a través de los cuales se inserta un tubo delgado que lleva una cámara en uno de sus extremos. Las imágenes se pueden ver con perfecta claridad en un monitor de video. En los otros pequeños cortes se colocan los instrumentos quirúrgicos, manipulados externamente por el cirujano. Esta cirugía se puede realizar con fines diagnósticos o curativos, y cada vez se utiliza más para tratamientos oncológicos;

        Láser: se usa un haz angosto de luz de alta intensidad para destruir las células cancerosas;

        Criocirugía: consiste en el uso de agentes químicos, como nitrógeno líquido, a una temperatura de -195,8 °C, para congelar y matar las células cancerosas. También conocida como crioterapia, es un proceso terapéutico basado en el tratamiento de las lesiones por frío. Un ejemplo de su uso es el cáncer de próstata en etapa temprana de bajo riesgo en hombres cuya cirugía o radioterapia está contraindicada. Otra es eliminar el carcinoma de células basales (un tipo de cáncer de piel);

        Cirugía micrográfica de Mohs – puede considerarse la técnica más precisa y eficaz para el tratamiento de los tipos más frecuentes de cáncer de piel. Permite la identificación y extirpación de todo el tumor conservando la piel sana alrededor de la lesión. El procedimiento consiste en extirpar el cáncer de piel, capa por capa, y examinar cada una de ellas al microscopio en tiempo real, hasta obtener un margen libre de enfermedad, es decir, hasta la extirpación completa del tumor. Finalmente, se realiza la reconstrucción de la herida, resultante de la extirpación del tumor;

        Endoscópica: se inserta una cámara de video y un foco conectado a una cánula (tubo delgado y flexible) en el cuerpo a través de la boca, el recto o la vagina para examinar los órganos internos, que se muestran en un monitor de video de alta resolución. Durante este procedimiento, el médico puede extraer muestras de tejido sospechoso, con la ayuda de instrumentos también insertados a través de la cánula, para luego ser evaluados por el patólogo;

        Robótica – comenzó a realizarse en 1999 con la ayuda de un robot llamado Da Vinci®. Consta de brazos mecánicos, una pantalla con imagen 3D amplificada y una consola. Este tipo de enfoque permite a los médicos realizar procedimientos complejos con más precisión, flexibilidad y control que la cirugía convencional.

Se realiza a través de pequeñas incisiones en la piel, a través de las cuales se introducen los instrumentos quirúrgicos y la cámara. El médico los opera a través de un control similar al joystick de un videojuego, guiado por la imagen con excelente resolución que se transmite en tiempo real en la pantalla.

Algunos de los beneficios de la cirugía robótica incluyen una estadía más corta en el hospital, una recuperación más rápida del paciente, menos sangrado durante el procedimiento, menor riesgo de infecciones y cicatrices mínimas. Los principales tipos de cáncer que pueden beneficiarse son el de vejiga, colorrectal, ginecológico, de riñón, de pulmón, de próstata, de orofaringe, de tiroides y del aparato digestivo.

 

Cuota
O comparte el enlace
Enlace copiado en su escritorio.

Especialidades

Conoce todas las especialidades médicas de los profesionales del Grupo Oncoclínicas
Sepa mas