Especialidades

Nefrología

La nefrología es una especialidad médica importante no solo para el tratamiento de pacientes con cáncer de riñón, sino también para aquellos que tienen otros tipos de cáncer, ya que la enfermedad del cáncer puede perjudicar el funcionamiento de los riñones. Aprende más.
Nefrología

La nefrología es una especialidad médica importante no solo para el tratamiento de pacientes con cáncer de riñón, sino también para aquellos que tienen otros tipos de cáncer, ya que la enfermedad del cáncer puede perjudicar el funcionamiento de los riñones. Aprende más.

La nefrología es una especialidad médica dedicada al diagnóstico y tratamiento clínico de enfermedades del sistema urinario, principalmente relacionadas con los riñones, y tiene como médico especialista al nefrólogo. Entre las diversas actividades de este profesional, destacamos la prevención de enfermedades renales, diagnóstico y tratamiento de hipertensión o infecciones urinarias e incluso trasplantes renales. Los riñones son responsables no solo de filtrar la sangre, dejándola libre de impurezas, sino que también regulan la presión arterial y tienen funciones hormonales.

Esta especialidad médica es importante no solo para el tratamiento de pacientes con cáncer de riñón, sino también de aquellos que tienen otros tipos de cáncer, ya que la enfermedad del cáncer puede afectar el funcionamiento de los riñones. Estos órganos pueden verse afectados no solo por la intensa respuesta del cuerpo a la quimioterapia, sino también por las toxinas liberadas por la quimioterapia o los analgésicos, que a menudo son indispensables para el bienestar de los pacientes.

En este sentido, es fundamental que los pacientes oncológicos vayan acompañados de un equipo médico multidisciplinar, que incluya un nefrólogo, especialmente en el caso de pacientes con alguna disfunción renal. Este profesional especializado puede conocer los hábitos y antecedentes del paciente, desde la ingesta de líquidos, quejas relacionadas con la orina, hasta episodios de infección urinaria o la existencia de enfermedades crónicas.

Las pruebas simples, como las pruebas de orina y la medición de la cantidad de creatinina en la sangre, pueden revelar si los órganos están en pleno funcionamiento o si hay alguna enfermedad renal. La creatinina es una sustancia que se elimina continuamente a través de los riñones. Si el examen indica su acumulación, es una señal de que algo no está funcionando bien. 

Cáncer de riñón

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de riñón tiene una incidencia de 4,6 por cada 100.000 habitantes, lo que lo convierte en uno de los veinte tipos de cáncer más frecuentes en el mundo. El cáncer de riñón también se conoce como hipernefroma o adenocarcinoma renal. El más frecuente es el cáncer de riñón de células claras, que representa el 85% de los tumores diagnosticados. Como presenta pocos o ningún síntoma, este cáncer se descubre, en general, por casualidad o cuando ya está en su etapa más avanzada. 

Según datos del Instituto Oncoguía, se identifican 10.000 casos por año en Brasil. Como cualquier otro cáncer, cuanto antes comience el tratamiento, mayores serán las posibilidades de curación, lo que refuerza la necesidad de prevención y seguimiento médico frecuente con el nefrólogo. 

En general, estos tumores se pueden identificar a través de pruebas como la ecografía y la resonancia magnética. El tratamiento del cáncer de riñón depende del tamaño del tumor y del estadio de la enfermedad. Si aún no se ha diseminado a otros órganos, existe la posibilidad de intervención quirúrgica, con extirpación parcial o total del riñón. Cuando la enfermedad hace metástasis, el tratamiento es más severo, con el seguimiento de especialistas de diferentes áreas, como el oncólogo, urólogo y nefrólogo.

La prevención es la mejor manera

Aproximadamente solo el 10% de los casos de cáncer de riñón se identifican después de que los pacientes se quejan de dolor o perciben sangre en la orina o alguna masa abdominal palpable. Por lo tanto, el mejor método para identificar este tipo de cáncer es a través de consultas y pruebas preventivas.

Según la OMS, alrededor del 30% al 50% de los casos de cáncer podrían prevenirse. En este sentido, se recomienda que los pacientes mayores de 40 años, por ejemplo, realicen una consulta médica anual con un nefrólogo y análisis de orina y dosificación de creatinina en sangre. 

Además de los antecedentes del paciente, se conocen factores de riesgo para el cáncer de riñón, tabaquismo, hipertensión y obesidad. Según el Instituto Nacional del Cáncer (INCA), más del 40% del gasto del SUS en tratamientos contra el cáncer fue para terapias contra cánceres asociados con el sobrepeso, incluidos los tumores renales. Por ello, es fundamental mantener hábitos saludables, con una rutina libre de tabaco, ejercicio físico y dieta equilibrada.

Enlaces:

https://www.sbn.org.br/o-que-e-nefrologia/entenda-a-nefrologia/

https://www.prorim.org.br/blog-noticias/cancer-de-rim-uma-doenca-silenciosa/

https://www.inca.gov.br/

https://gco.iarc.fr/

Cuota
O comparte el enlace
Enlace copiado en su escritorio.

Especialidades

Conoce todas las especialidades médicas de los profesionales del Grupo Oncoclínicas
Sepa mas