Especialidades

Neurocirurgía

La neurocirugía es la especialidad que se ocupa de los cambios en el sistema nervioso central y periférico a través de cirugías. En oncología, la neurocirugía viene principalmente cuando hay una necesidad de cirugía para extirpar tumores. Aprende más.
Neurocirurgía

La neurocirugía es la especialidad médica que trata, a través del procedimiento quirúrgico, los cambios en el sistema nervioso central y periférico, es decir, el cerebro, la columna vertebral y los nervios. El médico especialista en esta área es el neurocirujano, que actúa en el tratamiento quirúrgico de las estructuras nerviosas, mientras que el neurólogo trabaja en el diagnóstico y los tratamientos convencionales, no quirúrgicos. 

Tanto la neurocirugía como la neurología son especialidades que requieren el conocimiento de rutinas neurológicas desde el cerebro hasta la médula ósea, los nervios y los músculos, pero solo el neurocirujano puede diagnosticar la necesidad y viabilidad de la cirugía, así como realizar el procedimiento. En el caso de los pacientes con cáncer, la neurocirugía entra principalmente cuando hay una necesidad de tratamiento quirúrgico para la extirpación de tumores en el cerebro.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer del Sistema Nervioso Central (SNC) se encuentra entre los 20 tipos que más afectan al mundo, con una tasa de 3,5 casos por cada 100.000 habitantes, provocando 2,8 muertes por cada 100.000 habitantes. En Brasil, el Instituto Nacional del Cáncer José Alencar Gomes da Silva (Inca) estima que en 2021 se diagnosticarán 11.090 nuevos casos de cáncer cerebral, 5.870 en hombres y 5.220 en mujeres.

Estos números tienden a ser mucho más altos si también se consideran los tumores benignos del sistema nervioso central, que comprende el cerebro y la médula espinal. Casi el 90% de los tumores del SNC están en el cerebro. Se estima que representan el 3,1% de todos los casos de cáncer.

Los tumores cerebrales pueden ser malignos o benignos. Las exploraciones benignas son menos peligrosas, tienen un crecimiento lento y menos posibilidades de afectar la función cerebral. Los tumores malignos tienen una alta tasa de multiplicación y son más frecuentes en los ancianos y en los hombres, mientras que los tumores benignos, como los meningiomas, que aparecen en las membranas que involucran el cerebro y la médula espinal, son más comunes en las mujeres.

El tratamiento de estos tumores puede incluir cirugía, radioterapia y quimioterapia. La elección del enfoque que se debe utilizar depende de factores como el tamaño del tumor, la ubicación, los síntomas y las condiciones clínicas del paciente. Cuando el problema se descubre temprano, los tratamientos pueden conducir a la cura.

Cuando el caso es quirúrgico, el procedimiento es realizado por el neurocirujano, con el apoyo de todo el equipo interdisciplinario que asiste al paciente. En este sentido, la búsqueda de muchas segundas opiniones para pacientes con tumores considerados inoperables es muy recomendable por los médicos.  Con la cirugía, es posible comprobar si se trata de un tumor, una recurrencia o un tejido muerto. Su eliminación permite realizar un análisis más específico y verificar si el paciente necesita o puede realizar otros enfoques terapéuticos.

También hay casos de cánceres de tumores sólidos que se diseminan desde otras regiones del cuerpo hasta el cerebro. En estos casos, la cirugía solo debe considerarse cuando se trata de un solo tumor. Si hay múltiples tumores, el uso de radiación o radiocirugía son enfoques más indicados, así como la terapia dirigida y la inmunoterapia.

Factores de riesgo y prevención

La exposición a la radioterapia y la radiación, como los rayos X y las tomografías computarizadas excesivas, puede aumentar el riesgo de tumor intracraneal, es decir, en el cerebro. Los investigadores también han identificado genes que pueden facilitar la aparición de tumores por parte del organismo, pero en general, pero su formación es multifactorial, es decir, además de una predisposición genética, existen otras causas para su aparición.

Según el Inca, aún se desconocen las causas del cáncer cerebral y del sistema nervioso central y la enfermedad apenas presenta síntomas, por lo que lo ideal es realizar pruebas periódicas para el diagnóstico precoz, especialmente en aquellos con antecedentes familiares.

¿Qué síntomas debo tener en cuenta?

El síntoma más frecuente en pacientes que desarrollan tumores cerebrales es el dolor de cabeza persistente, aquel que la persona nunca ha tenido y que sigue molestando durante mucho tiempo.

El dolor progresivo, que aumenta en intensidad y frecuencia con el tiempo, asociado con episodios de vómitos, convulsiones, cambios visuales o motores, habla y hormigueo son señales de alarma.

Estos fenómenos son más comunes en adultos de entre 40 y 50 años y niños. Cuando aparecen estos síntomas, es una señal de que es hora de buscar una opinión de un neurólogo, lo que indicará la necesidad de consultar a un neurocirujano.

Fuentes:

Inca https://www.inca.gov.br/

Agencia Brasil https://agenciabrasil.ebc.com.br/saude/noticia/2021-05/maio-cinza-chama-atencao-para-o-cancer-de-cerebro

Especialistas en Neurociencia https://www.neurosurg.org/articles/role-of-a-neuro-oncologist-you-should-know

Tumores intracraneales – Neurocirurgia.com https://neurocirurgia.com/tumores-intracranianos/

Cuota
O comparte el enlace
Enlace copiado en su escritorio.

Especialidades

Conoce todas las especialidades médicas de los profesionales del Grupo Oncoclínicas
Sepa mas