Especialidades

Pediatría

La Pediatría es la especialidad médica responsable por la salud general de niños y adolescentes, lo que incluye orientación, prevención, diagnóstico y acompañamiento de enfermedades, incluyendo cáncer. Sepa más.
Pediatría

Pediatría es la especialidad de la Medicina dedicada al cuidado de la salud de niños, preadolescentes y adolescentes . Su actuación incluye la prevención y tratamiento de enfermedades desde el nacimiento hasta la fase adulta . El pediatra tiene también la función de orientar a las familias acerca de cuestiones como alimentación, amamantamiento materno, vacunación y prevención de accidentes.

Existen diversos subtipos y especializaciones ligadas a la pediatría, como la Neonatología, Nutrición pediátrica, Nefrología pediátrica, Neurología pediátrica, Infectología pediátrica, Cardiología pediátrica, Neumología pediátrica, Reumatología pediátrica, Medicina del adolescente, Endocrinología pediátrica y Gastroenterología pediátrica, entre otros.

Antiguamente el médico pediatra se limitaba a acompañar el niño desde su nacimiento hasta su adolescencia, pero con la evolución de la Medicina y sus recursos, al largo de los años fueron se descubriendo patologías en la gestación, los llamados fenómenos mórbido fetales, donde el pediatra tiene su acción, a la cual se denomina Pediatría Perinatal.

La especialidad de Pediatría aún se relaciona con Consejo Genético, cuando hay un riesgo de incompatibilidad genética entre la pareja y que son tratados en conjunto con el genetista. También puede actuar en la asistencia al prenatal junto al obstetra.

El Oncopediatra es responsable por el diagnóstico, acompañamiento y tratamiento de tumores y cánceres en niños y adolescentes de hasta 18 años de edad. Quién irá definir el tratamiento ideal para cada paciente es el oncólogo pediátrico.

El tratamiento del cáncer se inicia con el diagnóstico y el estadiamento (extensión clínica de la enfermedad) correctos. Considerando la complejidad del tratamiento de la enfermedad, es fundamental que sea efectuado en centro oncológico pediátrico, por equipo multiprofesional, comprendiendo diversas modalidades terapéuticas aplicadas de forma racional, y personalizada para cada tipo histológico específico y de acuerdo con la extensión clínica de la enfermedad.

En Brasil, en los últimos años, hubo un sobresaliente incremento en la tasa de sobrevida y curación de niños y adolescentes con cáncer, gracias a la realización del tratamiento en centros oncológicos pediátricos, la utilización de protocolos cooperativos y la mejoría en los cuidados de soporte. Los resultados obtenidos con la utilización de esos protocolos para la mayoría de los tipos histológicos son similares a los de países desarrollados (70-80%). Es importante aún enfatizar, que la curación de la enfermedad no se debe sostener solamente en la recuperación biológica, sino también en el bienestar y en la calidad de vida del paciente y de la familia. En ese contexto, es relevante resaltar el papel del pediatra en la continuación clínica de su paciente junto al equipo de oncología pediátrica, se certificando del diagnóstico, del tratamiento realizado y de las principales complicaciones agudas y tardías durante y tras el término del tratamiento.

Considerando que en la niñez y en la adolescencia ocurren cambios, no apenas biológicos, pero también psicológicos, que pueden ser modificados de forma favorable o desfavorable al desarrollo de enfermedades, la adquisición de hábitos de vida saludables en esa fase es vista, hoy, como la estrategia preventiva que puede ayudar a los individuos a se mantener por más tiempo saludables, evitando enfermedades crónicas en la edad adulta. Así, es impredecible en las primeras décadas de vida difundir el conocimiento acerca de los efectos de los factores de riesgo en la expectativa media de vida de la población, además de desarrollar estrategias preventivas que envuelvan diversos sectores de la sociedad, visando el cambio del modo de vida basada en evidencias.

El tratamiento del cáncer empieza con el diagnóstico correcto, en que hay necesidad de la participación de un laboratorio confiable y del estudio de imágenes. Por su complejidad, el tratamiento debe ser efectuado en centro especializado y comprende tres modalidades principales (quimioterapia, cirugía y radioterapia, cuando necesario), siendo aplicado de forma racional y personalizada para cada tumor específico y de acuerdo con la extensión de la enfermedad. El trabajo coordinado por un equipo multiprofesional también es factor determinante para el éxito del tratamiento.

REFERENCIAS

Cuota
O comparte el enlace
Enlace copiado en su escritorio.

Especialidades

Conoce todas las especialidades médicas de los profesionales del Grupo Oncoclínicas
Sepa mas