Cáncer colorrectal/intestinal

La sangre en las heces ¿es síntoma de cáncer de intestino?

Hay que estar atento a una pequeña diferencia de sangre en las heces. Si aparece mezclado con la materia fecal, puede ser un signo de cáncer intestinal. Pero si aparece aparte de las heces, es posible que se trate de un cambio en las hemorroides. Es necesario estar atento, buscar al médico y realizar un examen de tacto rectal; mediante el cual es posible tener el diagnóstico definitivo.

¿cada cuanto tiempo de hacer una colonoscopia?

Los métodos de detección del cáncer de mama, de cuello de útero y de próstata ya forman parte de la mentalidad de la población general en lo que respecta al diagnóstico precoz y la prevención de las neoplasias. Casi todo el mundo conoce las indicaciones de la mamografía, la citología y el examen de próstata. Sin embargo, pocos conocen o han oído hablar de un examen de igual importancia en este sentido: la colonoscopia preventiva.

Tal vez esto sea una novedad para muchos, pero no es exagerado decir que el cáncer de recto y de intestino grueso (colon) son las neoplasias con mayor potencial preventivo en medicina. Y esto se explica por el hecho de que se originan, en la mayoría de los casos, a partir de lesiones premalignas (pólipos) que pueden identificarse mediante colonoscopia, incluso antes de que se conviertan en cáncer. En términos sencillos, la colonoscopia consiste en un método de diagnóstico que, mediante una cámara, permite al médico ver el interior de la porción final del tubo digestivo. Así, es posible identificar lesiones precursoras desde el inicio del intestino grueso (ciego) hasta el recto, con la ventaja de permitir la toma de biopsias e incluso su resección completa, evitando al paciente una cirugía invasiva.

Como es bien sabido, la clave de la prevención es la detección temprana. Existen varias pruebas validadas para este fin, como la prueba de sangre oculta en heces, la prueba de ADN tumoral en heces y la rectosigmoidoscopia flexible. Sin embargo, entendemos que la colonoscopia también ocupa un lugar destacado por sus propiedades terapéuticas, por lo que será abordada específicamente en este tema.

Se recomienda realizar una colonoscopia preventiva básica en todas las personas, a los 50 años de edad. A continuación, en función de sus resultados, el médico tratante elaborará un plan de seguimiento. Los individuos con un examen normal pueden necesitar repetirlo sólo en 5 a 10 años. En caso contrario, si se encuentran pólipos premalignos, dependiendo de su cantidad, aspecto o tamaño, puede estar indicada una nueva evaluación más temprana, con intervalos de 2 a 3 años.

Sin embargo, las personas con mayor riesgo merecen una particularización del caso. En las familias en las que la prevalencia de la enfermedad es alta y hay informes de afectación de parientes genealógicamente cercanos, el seguimiento de la colonoscopia debe comenzar a los 40 años de edad, o 10 años antes del primer caso (lo que ocurra primero). En cambio, cuando se comprueba la mutación genética que da lugar a la poliposis adenomatosa familiar, por ejemplo, el inicio del seguimiento puede producirse a partir de los 10 años de edad.

los pólipos ¿son cáncer?

No. Un pólipo colónico consiste en una agrupación de células que sobresalen en el colon. La mayoría de ellos son inofensivos. Sin embargo, algunas conllevan el potencial de convertirse en un cáncer que, si no se trata, puede extenderse por todo el cuerpo.

La diverticulitis ¿es cáncer?

No. Los divertículos son pequeñas bolsas que se forman en la pared del tubo digestivo y son muy comunes en el colon, especialmente después de los 40 años. Están formados por tejidos sanos, sin características malignas. Cuando una de estas estructuras se inflama, de forma similar a la apendicitis, aparece la diverticulitis. Este proceso es común en pacientes de edad avanzada y puede implicar desde casos simples, tratados sólo con antibióticos, hasta casos complejos que requieren tratamiento quirúrgico.