Cáncer de ovario

El examen de Papanicolau ¿detecta el cáncer de ovario?

No. La prueba de Papanicolaou sólo detecta el cáncer de cuello uterino. El cáncer de ovario es el tumor ginecológico más difícil de detectar. La evaluación inicial se realiza mediante la ecografía del abdomen y la pelvis o el examen transvaginal y la tomografía computarizada del abdomen y la pelvis. En función de los resultados, el médico puede solicitar una biopsia del tejido ovárico para obtener un diagnóstico definitivo.

Mujeres con ovario poliquístico ¿tiene mayor probabilidad de tener cáncer de ovario?

Varias líneas de pensamiento sugieren la existencia de una correlación entre la presencia del Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario. Hay pocos estudios que consideren esta asociación y sus resultados son contradictorios.
Por un lado, algunos autores sostienen que la anovulación en sí, principal consecuencia del SOP, está relacionada con el desarrollo de neoplasias ováricas malignas. Otra corriente, sin embargo, defiende el extremo opuesto. Según ellos, el hiperfuncionamiento de los ovarios sería el gran villano de esta historia. Es decir, con el uso frecuente de inductores de la ovulación, práctica habitual en el tratamiento de la infertilidad de estas mujeres, el riesgo de aparición de cáncer se hace mayor.
Sea cual sea la razón, el hecho es que, aparentemente, las pacientes con SOP se ven más afectadas por el problema. El riesgo es pequeño y no hay ninguna recomendación formal para un seguimiento estrecho de este subgrupo de mujeres.

La menopausia precoz ¿favorece la incidencia de cáncer de ovario?

La primera menstruación es un hito en la vida de la mayoría de las mujeres, ya que representa el inicio de la fase fértil. La menopausia, en cambio, se produce cuando los ovarios dejan de producir óvulos y representa el fin de la capacidad reproductiva femenina. Por lo general, se produce entre los 40 y los 50 años y, si comienza antes de los 40, se denomina menopausia precoz.

Con la insuficiencia ovárica, el cuerpo comienza a producir menores cantidades de hormonas sexuales femeninas. La disminución de los niveles de estrógenos y progesterona provoca irregularidades en el ciclo menstrual. A medida que pasa el tiempo, las ovulaciones y las menstruaciones se vuelven progresivamente más escasas, hasta que un día cesan. Los principales síntomas causados por este desequilibrio hormonal son los sofocos, los sudores nocturnos, la sequedad vaginal, la pérdida de apetito sexual, los cambios de humor y el insomnio, entre otros.

Los estrógenos ejercen efectos tróficos en todo el sistema reproductor femenino, incluidos el útero, las mamas y los ovarios. Las jóvenes que menstrúan por primera vez antes de los 12 años y también las mujeres que entran tarde en la menopausia, después de los 50 años, permanecen más tiempo bajo los efectos proliferativos de esta hormona. Así, al estimular el crecimiento de las mamas y el endometrio, y al inducir la actividad ovulatoria, la exposición prolongada a los estrógenos está relacionada con el desarrollo de neoplasias como el cáncer de mama, de endometrio y de ovario.
Teniendo en cuenta lo anterior, en respuesta a la pregunta, en teoría, la menopausia temprana tiene el efecto contrario: al interrumpir la producción de estrógenos antes, la mujer se somete durante menos tiempo a sus efectos estimulantes. Esto la hace, en cierto modo, más protegida del desarrollo de neoplasias ováricas. Otros factores que, en teoría, reducen el riesgo son: el embarazo antes de los 26 años; haber llevado al menos un embarazo a término; la lactancia materna y la ligadura de trompas.

¿puede el VPH causar cáncer de ovario?

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) se ha identificado recientemente como una causa necesaria para el desarrollo del cáncer de cuello de útero. Los tumores de ovario se encuentran entre los tipos de neoplasias más frecuentes y letales del aparato genital femenino y su etiología sigue siendo desconocida. Por ello, establecer su relación con la infección por el VPH ha sido objeto de varios estudios científicos, con resultados muy controvertidos. Mientras que algunas publicaciones informan de que han encontrado un producto oncogénico derivado del virus en los cánceres de ovario, otras son vehementes al negar esta asociación.

Hasta ahora, la presencia del VPH es relevante sobre todo en los órganos directamente implicados en las relaciones sexuales, que es la forma en que se transmite. En la mayoría de los tumores de pene, vulva, vagina, cuello uterino, canal anal y cavidad oral, se identifican subtipos virales de alto riesgo. Sin embargo, a la luz de los conocimientos actuales, a pesar de los resultados sospechosos y contradictorios, esta afirmación aún no puede probarse para el cáncer de ovario.

¿la mujer con cáncer de ovario es estéril?

En aproximadamente el 75% de los casos de cáncer de ovario, el diagnóstico se produce en los grados III y IV, que son los más avanzados. Para estas mujeres, una cirugía mayor, con la extirpación del útero, los ovarios y los anexos uterinos, se convierte en la mejor estrategia terapéutica y, al mismo tiempo, las incapacita para tener un hijo. Por desgracia, este es el precio que se paga en busca de las mejores posibilidades de curación. Afortunadamente, la mayoría de los diagnósticos se realizan en pacientes mayores de 50 años, generalmente con una familia establecida.

Sin embargo, a veces, cuando se identifican tumores tempranos en mujeres que aún no han tenido la oportunidad de concebir un hijo, se puede plantear la extirpación de sólo uno de los ovarios, lo que preservaría la fertilidad. Se trata de una cuestión delicada que implica un equilibrio entre los riesgos y los posibles beneficios. Cada caso es un reto distinto y su viabilidad debe ser individualizada. Para que todo salga lo mejor posible, es importante estar bien asesorado por un equipo médico multidisciplinar que esté capacitado para manejar esta situación.