Cáncer de vejiga

¿Cuáles son las posibilidades de curar el cáncer de vejiga?

Aproximadamente entre el 70 y el 80% de los pacientes a los que se les diagnostica un cáncer de vejiga presentan tumores superficiales, que en general tienen un mejor pronóstico. Las posibilidades de curación son mayores en aquellos casos de bajo grado y en los que no hay afectación de capas más profundas de la vejiga, como la musculatura. Por el contrario, si la neoplasia presenta características de mayor agresividad, como un alto grado nuclear, invasión muscular, afectación de los ganglios linfáticos, o si el paciente ya tiene metástasis a distancia, las posibilidades de curación son menores.

Recuerde que las tasas de supervivencia se basan simplemente en los resultados de grandes grupos de población que tuvieron la enfermedad y fueron seguidos a lo largo del tiempo, pero no pueden predecir lo que ocurrirá individualmente. Aun así, hay muchos otros factores que influyen en el pronóstico de un paciente, como los problemas de salud asociados, los hábitos de vida, como el tabaquismo, y la respuesta de su cuerpo a las modalidades de tratamiento. Su médico podrá ayudarle a interpretar las cifras y adaptar las respuestas a su caso.

¿Es posible detectar precozmente este tipo de cáncer?

Los pacientes con cáncer de vejiga presentan clásicamente una hematuria (sangrado en la orina) no dolorosa e intermitente (períodos de mejora y empeoramiento). También puede haber dolor abdominal bajo, sensación de urgencia urinaria y dolor al orinar. El diagnóstico muchas veces se retrasa porque estos síntomas se confunden fácilmente con los de otras patologías benignas del tracto urinario, como infección y cálculo renal. Y estos retrasos en el diagnóstico ciertamente empeoran el pronóstico del paciente, ya que le dan más tiempo a la enfermedad para avanzar.

De esa forma, la forma más eficaz de erradicar el problema aún en su fase inicial es insistir en la importancia del diagnóstico precoz. En caso de síntomas típicos y, sobre todo, si el paciente tiene factores de riesgo asociados, como antecedentes familiares de cáncer de vejiga, tabaquismo o exposición laboral a determinados agentes químicos, por ejemplo, se debe continuar con la investigación clínica. En general, los métodos de imagen pueden dar pistas sobre el diagnóstico, sin embargo, la prueba más importante es la cistoscopia, que permite al urólogo ver el interior de la vejiga y también ofrece posibilidades de realizar biopsias para la confirmación histológica.

¿El cáncer de vejiga compromete el rendimiento sexual?

La enfermedad en sí, en general, no interfiere en el rendimiento sexual de los hombres. Sin embargo, el tratamiento, especialmente cuando implica una cirugía extensa con extirpación concomitante de la próstata y/o de las vesículas seminales, o cuando requiere radioterapia en determinadas zonas, puede dar lugar a disfunciones sexuales. Esto se debe a que aumenta las posibilidades de dañar los nervios responsables del proceso de erección del pene. Además, durante un posible tratamiento de quimioterapia, es normal que se produzca la pérdida de deseo, así como la indisposición a realizar el acto sexual. Hable con su médico sobre esta preocupación y él podrá particularizar su caso, explicando con más detalle los costos y beneficios de los procedimientos indicados.

Tengo infecciones urinarias frecuentes. ¿Podría ser esto un síntoma de cáncer de vejiga?

De hecho, el cáncer de vejiga se manifiesta casi con los mismos síntomas y signos que una infección del tracto urinario. No hay pruebas de que las infecciones repetidas provoquen cáncer. Pero la idea que defienden algunos investigadores es que ciertos pacientes tratados como si tuvieran infecciones frecuentes son en realidad portadores de cáncer de vejiga. Además, la mera presencia del tumor en la vejiga aumenta la probabilidad de proliferación bacteriana, de esa forma las dos situaciones pueden coexistir. El mensaje que queda es el siguiente: ante la persistencia de los síntomas, no hay que subestimar este diagnóstico. Puede ser la base de todo.

¿Por qué fumar puede causar cáncer de vejiga?

Al fumar, las sustancias tóxicas se eliminan con la orina y atacan las paredes internas de la vejiga. El tabaquismo es una de las principales causas de este tipo de cáncer.