Uso del catéter

¿Necesito usar apósitos para proteger mi catéter?

Solo después del procedimiento de colocación, durante la infusión y hasta la curación del corte, generalmente de siete a diez días (fecha probable de retiro de los puntos, si corresponde). Su médico o enfermera pueden guiarlo.

¿Debo evitar la actividad física?

Si ya practica deportes o desea comenzar actividades físicas, no hay contraindicación durante el tratamiento. Es posible que te sientas menos dispuesto y un poco más cansado, siendo necesario estar atento para no exceder tu límite de estrés.

¿Debo evitar alguna posición para dormir?

No. Sin embargo, algunos pacientes se sienten incómodos cuando están en decúbito ventral (vientre hacia abajo). Aquellos que se han sometido a un vaciado axilar deben evitar dormir sobre el brazo operado debido al riesgo de hinchazón y dolor.

¿Debo evitar ciertos tipos de ropa?

En el día a día no hay necesidad. Sin embargo, el día de la punción de su catéter, se recomienda usar camisas o camisetas con el cuello abierto.

¿Cuánto tiempo voy a tener el catéter?

El catéter permanecerá durante el tratamiento. Algunos médicos optan por dejar el catéter por más tiempo. Habla con él al respecto.

¿Se requiere algún tipo de atención después del final de la quimioterapia?

Sí. Mientras su médico no libere la extracción del catéter, se debe realizar un mantenimiento mensual, que es el lavado del catéter, con solución de heparina.

¿Mi catéter será detectado por algún sistema de seguridad?

El catéter está hecho de plástico o metal, generalmente no detectado por la mayoría de los sistemas de seguridad o alarmas. Presente una tarjeta de identificación que pueda ser proporcionada por su médico si esto sucede.

¿Cuánto dura el catéter completamente implantado?

Mil a 2 mil pinchazos, dependiendo del calibre de las agujas.

¿Cómo se retira el catéter?

Después del alta de su médico, se someterá a un procedimiento quirúrgico similar al de la implantación.

¿Puedo tomar el sol durante el tratamiento?

Se recomienda el uso de protector solar con factor de protección adecuado (generalmente por encima de 30fps), además del uso de ropa adecuada, que proteja la mayor parte del cuerpo, antes, durante y después del tratamiento, siempre que el paciente esté expuesto al sol y con reaplicaciones frecuentes.

Algunos tratamientos incluso aumentan la sensibilidad de la piel al daño solar, lo que hace que tales medidas sean de fundamental importancia.